Algunas recomendaciones para que disfruten tu cuerpo y mente

Puedes activar vista, olfato, gusto, tacto…, todos los sentidos te dan un manjar de sensaciones disfrutonas.

Puedes incorporar alimentos diferentes o darles más presencia a algunos de ellos en tu dieta para cuidar tu cuerpo y tu mente.

Alimentos frescos de origen vegetal, hortalizas (borraja, acelga, lechuga, guisantes, alcachofa, coles…) y legumbres (garbanzos, lentejas…); del entorno y de temporada, acompañados de pequeñas raciones de pescado y carnes (blancas y rojas). Todo ello aderezado preferentemente con aceites vegetales saludables como la oliva, el maíz o el girasol.

Comer despacio, masticando bien los alimentos, disfrutando de diferentes sabores, texturas, olores…alimentando cuerpo y mente.

¿Qué te ofrecen?

  • Los vegetales de colores intensos (verdes, rojos, amarillos…): además de aportarte vitaminas pondrán una nota de color sobre tu plato y mesa.

  • Los granos enteros o integrales de trigo, avena o arroz: te ayudarán a regular la cantidad de azúcares en tu cuerpo.

  • Las legumbres: ricas en proteínas, ayudarán al crecimiento, a reparar el desgaste y a mantener las defensas de tu cuerpo.

  • Los lácteos (leche, yogures y quesos...): te aportarán proteínas y calcio. Reducirás la ingesta de grasas diaria si son desnatados o semidesnatados.

  • La fruta: en diferentes momentos (desayuno, almuerzo...) y de distintas formas (enteras o troceadas para añadir a ensaladas o yogures) te aportarán agua, frescura y muchas vitaminas.

Para disfrutar, ¡fruta fresca a mordiscos!
  • El agua: 2-2,5 litros al día, contribuye a la distribución de los nutrientes por todo tu cuerpo, a la eliminación de las sustancias de desecho (por la orina, el sudor…) y a regular tu temperatura corporal.

Mejor si un 75-80% del líquido procede de las bebidas (preferiblemente agua) y un 20-25%, de los alimentos.

 

También cuidas tu cuerpo y tu mente si limitas el consumo de carnes rojas y procesadas (beicon, salchichas) por su alto contenido en grasas; los alimentos ricos en sal (pizzas, aperitivos, aliños…) y las bebidas azucaradas y con contenido de alcohol, que son una fuente de calorías, pero de poco o nulo valor nutritivo.
Instituto Navarro de la Juventud
Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra