El deseo sexual

El deseo sexual

El deseo sexual es una emoción, un impulso, una fuerza que nos mueve al encuentro intimo con otras personas. Comenzamos a sentirlo en la etapa de la pubertad y nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida. Nos motiva a compartir intimidad, afecto, contacto corporal, mantener relaciones afectivas y sexuales, a disfrutar, a sentir placer, en definitiva a pasárnoslo bien. Puede ser de diferente intensidad y ocupar diferente lugar en nuestra vida. 

Podemos sentir deseo sexual al ver a alguien, al estar en contacto con otra persona, al imaginar, al recordar. También puede aparecer de repente, cuando nuestro cuerpo reacciona ante un estímulo. Tenemos diferentes opciones para decidir satisfacerlo a través de conductas sexuales con otras personas o con nosotros y nosotras mismas o también podemos aplazarlo. Lo que no podemos es anularlo o hacer que desaparezca.

La orientación del deseo hace referencia al tipo de estímulos hacia los que las personas nos sentimos atraídas sexualmente, hacia las que se dirige nuestro interés sexual y con las que deseamos y/o tenemos conductas sexuales. La Orientación Sexual no se elije. Pero sí determinamos la forma de evidenciarla y expresarla.

Hay personas que se sienten atraídas por personas de su mismo sexo. Existen personas que se sienten atraídas por personas de diferente sexo y también personas que se sienten atraídas por ambas. Existe una gran diversidad de vivencias y de expresiones.

¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando sentimos deseo sexual?
El País - 19/06/2019

videos

Malen nos cuenta sus vivencias
23/05/2019

indj
ispln