Las zonas erógenas

Las zonas erógenas

Nuestro cuerpo es sexuado. Las personas tenemos de los pies a la cabeza piel sensible que nos permite sentir y hacer sentir. Estamos preparadas para el contacto corporal cuerpo a cuerpo.

En nuestro cuerpo existen zonas que son muy sensibles sexualmente, con muchas terminaciones nerviosas que pueden producir sensaciones placenteras, es lo que llamamos zonas erógenas.

Si preguntáramos a cada persona y sumáramos las respuestas veríamos que todo el cuerpo es una zona erógena, cabeza, orejas, pecho, vientre, ano, vulva, clítoris, pene, testículos, piernas, pies… es cuestión de experiencias, gustos, momentos, encuentros, imaginación….

Nuestro cerebro, es una parte esencial e importante en nuestro deseo sexual. Y con él nuestros estímulos y experiencias que nos producen placer. Los recuerdos, las experiencias vividas y las fantasías pueden producir excitación y facilitar la apertura al placer.

indj
ispln