Manejar el estrés

Manejar el estrés

Claves para gestionarlo con salud

Cualquier persona a lo largo de su vida está expuesta a acontecimientos que pueden generar estrés. Los factores estresantes pueden ser un acontecimiento que suceda una sola vez o que se repita, que dure poco o bien que se alargue en el tiempo, y unas personas pueden lidiar con el estrés más eficazmente o recuperarse de los acontecimientos estresantes más rápido que otras.

Puede que te vengan a la cabeza varias ideas cuando piensas en la palabra estrés. Y que lo hayas sentido en alguna ocasión, ya que:

  • Es un proceso natural y habitual de adaptación al medio que nos rodea.
  • Activa nuestros recursos para resolver situaciones que requieren de un mayor esfuerzo.

 

¿Cómo identifico el estrés?

En principio, el estrés no tiene por qué suponer un problema. A veces puede ser positivo ya que nos pone en alerta y nos ayuda a responder mejor a los desafíos. Sin embargo, debemos prestar atención a los cambios e intensidad de las emociones y a los síntomas que se expresan en el cuerpo como respuesta al estrés.

A veces aparecen las siguientes señales:

Señales de malestar emocional Ansiedad o tristeza. Irritabilidad o ira constantes. Inquietud o angustia frecuentes. Cansancio. Verlo todo negativo.   Preocupación excesiva. Apreciarse poco. Insomnio. Dejar las tareas sin terminar. Desconectarse de actividades o relaciones. Comer en exceso o en defecto.
Señales de tensión física Sentirse con los nervios “a flor de piel”. Nudo en el estómago. Tensión muscular. Sudoración. Palpitaciones. Dolor de cabeza, cuello o espalda.

 

¿Qué puede provocar estrés?

Los malestares descritos suelen provenir de diferentes aspectos de lo cotidiano: una mayor carga en los estudios, un período de transición, una discusión con la familia o amistades, etc. Sin olvidar que existen otros factores ambientales y del entorno que nos afectan. Todos estos acontecimientos pueden tener un efecto acumulativo.

Factores individuales y del entorno pueden generar estrés

Posibles causas de estrés:

  • Nuestra forma de pensar, sentir y afrontar la vida.

  • El estilo de vida que llevamos: un ritmo demasiado rápido, el exceso de actividades, la falta de actividades que nos gustan…

  • Situaciones previsibles y que se repiten: exámenes, entregas de trabajos, conducir, etc.

  • Acontecimientos inesperados o no deseados: un duelo por la pérdida de un ser querido, una ruptura de pareja, un cambio de residencia…

                  El estrés tiene estas y otras muchas causas, ¿puedes identificar las tuyas?

 

Si tienes o has tenido estrés…

La buena noticia es que manejar el estrés es posible. Además, hay alternativas para afrontarlo adecuadas a cada persona. Lo interesante es conocerlas para poner en marcha la que más nos convenga.                                                                                       

Aquí dejamos algunos ejemplos que pueden resultar útiles para el manejo del estrés:

  • Descansar lo suficiente

Evitar tomar estimulantes (bebidas energéticas, café, Coca Cola, té, algunos medicamentos) en exceso, dormir 7-8 horas mínimo por la noche y descansar algunos ratos por el día.
  • Descargar la tensión física

Practicar alguna  técnica de relajación, respiración o actividades relajantes como escuchar música, pasear o leer.
  • Afrontar las situaciones difíciles

Analizarlas con calma y ver qué puedo cambiar y qué no. Aceptar aquello que no puedo cambiar, mirarlo de otra forma y actuar en lo que creo que puedo mejorar.
  • Mirar las cosas positivamente

Ver todas las partes de una situación, tanto las dificultades como los potenciales y evitar generalidades como “todo está mal”. Confiar y apreciarnos. Mirar las cosas con humor.
  • Compensar el estrés

Realizar actividades que nos hagan sentir bien y nos gusten, tratando de hacer algo de disfrute cada día.
  • Cuidarse

Hacer ejercicio físico, seguir una alimentación variada y desayunar a diario, dejar a ratos los móviles, las pantallas y las redes sociales.
  • Apoyarse en las personas de confianza y no aislarse

Hablar con otras personas y compartir nuestra situación.

 

Si el estrés te afecta…

La situación continuada de estrés hace que tengamos que gastar más energía o que descansemos menos. Si se mantiene, a la larga puede afectar a la vida, la salud y el bienestar. Si la situación te está afectando no lo dejes pasar, es importante comunicárselo a personas de tu entorno y pedir ayuda a profesionales de tu Centro de Salud si lo necesitas.

La acumulación de factores estresores puede ser un problema

Más información:

Documentos

Cómo manejar el estrés
01/07/2021

Pies en la tierra-OMS.
28/06/2021

Darse cuenta y poner nombre-OMS.
28/06/2021

videos

Una píldora formativa sobre ansiedad y estrés para alumnado universitario-UGR.
30/06/2021

6 consejos para enfrentar el estrés ante la pandemia por COVID-19
22/06/2021

Técnica de relajación guiada: Respiración Diafragmática Lenta. Fernando Pena.
22/06/2021

Instituto Navarro de la Juventud
Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra