Normativa Cannabis

El cannabis está considerado como una sustancia que repercute negativamente en la salud pública y su consumo y/o tenencia se considera una infracción grave.

A nivel social el cannabis es una droga que, aunque no tiene tan alta permisividad como la del alcohol, se piensa que es fácil de conseguir y de bajo riesgo para la salud. De hecho, de todas las drogas ilegales, es la que tiene una mayor prevalencia de consumo entre los estudiantes de 14 a 18 años de Navarra (14,9% en los últimos 30 días [1]).

Los datos de las incautaciones en España y Europa muestran un progresivo aumento de la pureza y potencia del cannabis. Además, la aparición en el mercado de nuevas sustancias psicoactivas, como los cannabinoides sintéticos, dificultan la vigilancia de la salud y seguridad de las personas consumidoras por parte de las autoridades públicas.

A nivel individual, son múltiples los riesgos que tiene para la salud consumir cannabis, pero sus repercusiones no solo tienen que ver con la salud de manera inmediata. El consumo diario puede tener relación con el abandono escolar temprano, el consumo de otras drogas y otro tipo de conductas que repercuten en nuestra vida diaria restándole calidad.

Si se consume cannabis puede ser útil recordar que el hacerlo puede tener consecuencias en el ámbito legal, para la propia vida y la de los demás.

Más información:


[1] Datos de la Encuesta sobre uso de drogas en Enseñanzas Secundarias en España, ESTUDES 2021.

 

Instituto Navarro de la Juventud
Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra